I Don’t want what I never had

Who would’ve said that after being my one and only inspiration for everything ranging from life itself to writing and painting I would end up absolutely out of inspiration? You were the muse of my midnight tales and my watercolor paintings and now, you’re nothing but a memory. A memory not even strong enough to write a short verse or a poem that doesn’t rhyme. Even your lack of love meant dozens of hours of melancholic entertainment. Your lips aren’t the lips I once wondered how they would feel with mine. They just seem like anyone’s lips. Your eyes are not the mysterious constellation that trapped me and lift me to the heavens anymore. Your voice isn’t that sweet song that I used to listen carefully. The truth is that I don’t love you anymore, I don’t feel a thing for you anymore, but I somehow cherish that feeling you gave me. You gave me hope even if I already knew there wasn’t a chance. The idea of “you” made me wonder how it would be like to be by your side. Now I don’t care who’s by your side, I couldn’t care less if it were me or that guy you always talked about. I cherish how I felt, my heart is now full yet my life feels empty.

© Gabriel Berm

Advertisements

Luciana

Las madrugadas son mañanas por ti

Luciana

Las horas son segundos

Y en un minuto te pido un sí absoluto

Los latidos de mi corazón hoy están de luto

Pues tus manos no son mías sino del mundo

Espero que la palabra “nosotros” 

No sea más que un sueño iluso

Pues tus labios mi perdición son

Un beso tuyo la última bendición es

Tus brazos un refugio cálido siempre serán

Y un abrazo

La forma más sincera de decir te amo eternamente fue

© Gabriel Berm

Confesión

Inalcanzable es el deseo

De que me des tu mundo entero

De que nos tomemos de la mano

Y caminemos por siempre al lado

Inalcanzables son tus labios

Que me desvelan por meses completos

Que me producen besarlos sin pensar en el resto

Y que más que el universo entero

Daría yo por uno de tus besos

Recitarte algunos de estos versos

Y perderme en tus ojos y tu cuello

Levantarme en las mañanas y no ver más

Que tu sonrisa allí en la cama

Escribir novelas enteras en las que narre

Todas las aventuras

Que viví contigo aquella tarde en el parque

Estas palabras no son más que un intento cobarde

Para confesarte

Que es contigo con quien quiero decir la palabra “amarte”

© Gabriel Berm

Smoking and Writing

I wake up every morning, and before frying a couple of eggs, I reach for my favorite pack of cigarettes, grab one and light it. The first days I did this my body tried to tell me how awful that was, but my writings improved significantly. I like to call it the writer’s curse, but it affects any other artist too. There is something about smoking that makes whatever you’re doing better. Sure it kills, or well, it accelerates the process of dying. The real question would be if living long but with miserable or below average writings is worth it. Nothing tackles sadness like a cigarette, a piece of paper and a pen. Maybe the final product feels more intimate and real because the writer is indeed dying a little bit while producing such piece of art. Tabacco is to writers what morphine is to an agonizing man, both cease pain, different types of pain but pain at the end and both slowly kill. A double purpose creation. To every woman that I have loved, I dedicate a night with my old friend the smoke and my great inspiration, her love.

© Gabriel Berm

Lucía

Como una flor dorada

Hermosa y delicada

Como una noche estrellada

Acompañada por un vino

Durante la madrugada

Como una amistad sincera

Y un museo lleno

De pinturas de otra era

Eres tú

Lucía

Como una mañana despejada

Brillante y azulada

Como el abrazo de un padre

A su hija recién casada

Como un beso robado

En el momento adecuado

Como la sonrisa de un soldado

Al ver a su hijo ya graduado

Así de hermosa eres tú

Lucía

Como una caricia lenta

Como lágrimas de felicidad

Como pones mi corazón a bailar

Cuando te veo detrás de la puerta

Así eres tú

Lucía

© Gabriel Berm

Someday | Poem by Gabriel Berm

I envy the stars
For they keep you company at night
I fear other men
For they could break your heart into ten
I struggle through the day
When your presence is far away
I dream perhaps someday
I could hold your hand and hug you tight
Perhaps someday
I could see into your bright eyes
And kiss you until the sunrise
Perhaps someday
I will wake up holding you in my arms
Perhaps someday
You’ll clean my life of sorrows
Perhaps someday
What’s yours and mine will be called ours
And after loving you for years
And many flowers
Your eyes will still captivate mine
And your heart
Filled with feelings and superpowers
Will keep the life of this man
From tasting sour.

© Gabriel Berm

Sentido

Me estremezco cuando te contesto

Cuando te veo y cuando te siento

Mi lengua inmóvil se vuelve incapaz de articular

Una respuesta adecuada a tus palabras de azar

Palabras que torturan

Palabras que conducen a un mar de inseguridad

Palabras falsas

Más falsas que un sueño

El sueño de estar contigo

Un sueño lleno de ilusión

Una ilusión que hace alusión a la desesperación

Desesperación por verte, anhelarte y besarte

Una impotencia febril que despedaza

Hasta la más pequeña esperanza

Esperanza de tener tu mano

Esperanza de que estés a mi lado

A mi lado por la eternidad

Una eternidad cósmica como la de los astros

Que se desvanecen y no dejan rastros

Rastros de lo que fuimos y de lo que pudimos ser

De lo que lloramos y celebramos

Eternidad únicamente digna de tu sonrisa

Que más que el agua

Este cuerpo necesita

Más que el oxígeno

Me da vida

Más que vida

Le da sentido

Más que sentido

Le da motivo

Motivo para seguir

Para persistir y no desistir

Aguardar mejores tiempos

Tiempos en los cuales

Nuestros corazones latan

Y que hasta el cielo compartan

© Gabriel Berm

La Debilidad De Los Imperios

Solo hay una cosa que puede hacer caer desde el mas burdo indigente al mas poderoso emperador, esa “cosa” es un concepto universal que nos persigue como humanidad desde tiempos inmemorables, Fedro una vez dijo que el amor fue uno de los primeros dioses, lo que nos lleva a pensar en el hecho de que el amor no tiene un principio en la linea del tiempo de nuestra especie, pareciera que nunca nos ha abandonado y que nunca lo hará. Es el talón de Aquiles de todos los hombres y mujeres, muchos huyen de el mientras que otros escriben poemas, canciones y hasta películas sobre el amor. No solo nos hace perder el norte sino que nos hace pensar que todos los puntos cardinales son el norte porque ¿Qué más da donde está el norte mientras esté contigo? Es una sutil droga que nos atonta y adormece, nos hace alucinar y perder la razón en cuestión de segundos. El mismo Frederick Nietzsche cayó bajo el mismo conjuro por el que también cayó Patroclo y el rey del Reino Unido. Nadie se salva de los viles y suaves tentáculos del amor y si alguien se lograra salvar no viviría plenamente. El amor es un sufrimiento necesario, se puede decir que es el más hermoso de los sufrimientos o el único sufrimiento hermoso. Gracias a este tenemos las mejores obras literarias y musicales. Nos transporta a un universo paralelo dónde la menor de las posibilidades se convierte en la más probable. Capaz de elevar a las estrellas al más frívolo de los individuos y de estrellar contra el duro concreto al más enamorado. No tiene piedad alguna y no tiene autoridad que lo controle, ataca al que quiere sin avisar y sin preguntar. Seduce con utópicas ideas amorosas e implanta en nuestras mentes promesas imposibles, pone en nuestros labios dulces palabras que harían caer a un dragón e impone ideas que en estado normal nos parecerían impensables. Tal es el sentimiento que actualmente en las religiones dominantes, el amor aparece en todas. Hemos venerado e idolatrado al amor, inconscientemente pidiéndole que no nos prive del sufrimiento. Cuando el amor se acaba es el peor de los sentimientos experimentados por el ser humano, la ausencia del amor es como si una ciudad plenamente iluminada se devolviera a la edad de piedra donde no había mas que un fogata. Nos tiemblan las manos y nuestros ojos no aguardan nada en expresar lo que sienten. Se siente como el corazón batalla por mantenerse palpitando, todo se torna gris y aburrido. Pero es aún peor cuando el amor está ahí pero no es correspondido, esto equivale a que la iluminada ciudad tenga bombillos y el cableado pero no una fuente de energía estable. Cualquier movimiento en falso hace temblar nuestros cimientos, los celos nos consumen como el fuego a una vela, somos atrapados por improbables pensamientos que nos ponen en un limbo entre vivir o no. La soledad es la única que al final siempre está para nosotros o mejor dicho, con nosotros. Saber que entre nosotros hay una distancia que se alarga conforme más nos miramos. Georg Cantor estipuló que matemáticamente hay infinitos que son mayores que otros; el infinito que separa a nuestros corazones es de -3000 al 3000. El hecho de que el amor solo existió en nuestra mente no significa que no duela, en realidad, duele más. Duele no haber experimentado que se siente en realidad ser amado, el sentimiento real no la proyección que crea el cerebro con la intención de que no nos peguemos un tiro. La felicidad sin amor es como un cielo sin estrellas, no tiene gracia mirar hacia arriba. Pero el amor no tiene que venir explícitamente de la persona que nos atrae, puede ser cualquiera de las billones que existen. Alguna de ellas nos va a escuchar y entender, tal vez no nos entienda pero nos escuche. Se puede pactar tregua con el amor como se suponía, creo yo, desde un principio con moderación y elegancia.

© Gabriel Berm

Te Veo

Te veo y te siento

Hablas y con eso pierdo el aliento

Tu vida a la mia le da sustento

Las palabras que me dices

Dejan huellas y a veces cicatrices

Ilusamente creí

Que tus manos podría sentir

Cuando no fue más que un desliz

Mi alma plañe por un beso

Por una caricia o por un verso

Me pierdo en tus ojos bellos

Como una luz en un destello

Sin poder expresarte

Lo exhausto que estoy de amarte

Cada lagrima estalla en mil pedazos

Dejando no más que los trazos

De lo que alguna vez fue mi corazón

El cual al convertirse en tu posesión

Entró en estado de putrefacción

Descuidado y desolado el mismo anhela

Estar junto al tuyo desespera

Pero la imposibilidad impera

Porque tu corazón codiciado

Ha sido hurtado

y acabada mi vida

Ha dejado

© Gabriel Berm

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑